Perfil comunicativo y de adaptación social en población infantil con trastornos del espectro autista: nuevo enfoque a partir de los criterios del DSM-5

autismo

Artículo

  • Autores:

    D. Garrido; M. García-Fernández; R. García-Retamero; G. Carballo.

  • Fuente:

    Revista de Neurología

  • Referencia:

    volumen65, número 2, página(s) 49-56

  • Fecha:

    Julio 2017

Resumen

Introducción. Tras la nueva clasificación diagnóstica del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, quinta edición (DSM-5), el trastorno del espectro autista (TEA) ha pasado a considerarse una categoría dimensional que engloba una serie de trastornos que antes se consideraban como entidades diferentes. La bibliografía previa ha mostrado perfiles comunicativos y lingüísticos diferentes en personas con estos trastornos, por lo que podrían encontrarse resultados contradictorios en los individuos que en la actualidad reciben un diagnóstico de TEA.

Objetivo. Identificar los aspectos del lenguaje estructural (expresión y comprensión), interacción (pragmática) y adaptación social diferenciales en niños con diagnóstico de TEA de nivel 1 de apoyo y compararlos con niños con desarrollo típico.

Sujetos y métodos. Diecisiete niños con síndrome de Asperger (según el DSM-IV-TR) y 20 niños con desarrollo típico de entre 7 y 12 años. Se ha equiparado el síndrome de Asperger del DSM-IV-TR con el TEA con nivel 1 de apoyo del DSM-5. Se ha evaluado la inteligencia, la comunicación y la adaptación social con medidas directas estandarizadas y medidas indirectas paternas.

Resultados. Se han encontrado diferencias significativas en comprensión (comprensión de estructuras gramaticales; p = 0,025), interacción (cuestionario de capacidades y dificultades total; p = 0,001) y adaptación social (Children’s Communication Checklist-2 total; p = 0,001) entre los grupos.

Conclusiones. Los participantes con TEA con nivel 1 muestran un nivel de inteligencia normal y buena expresividad estructural (sintaxis y semántica), lo que podría diferenciarlos sustancialmente, dada la gran heterogeneidad del trastorno, de otros niños que en la actualidad también reciben el diagnóstico de TEA. No obstante, nuestros participantes también presentan problemas de comprensión de estructuras gramaticales, interacción pragmática y adaptación social. Estas dificultades podrían relacionarse con posibles problemas emocionales y de socialización.

Para acceder al texto completo consulte las características de suscripción de la fuente original: https://www.neurologia.com/

Abrir enlace fuente
Tags: Artículo