La pareja de la histérica.

Artículo

  • Autores:

    José Manuel García Arroyo (1); Pedro Fernández-Argüelles Vinteño (2); María Luisa Domínguez López (3); Olga García López (4).

Aunque el término “histeria” en los últimos tiempos se ha intentado desechar de las clasificaciones de alteraciones mentales, nosotros pensamos que precisa bastante bien una realidad clínica a la que los psiquiatras estamos acostumbrados. En las citadas clasificaciones queda registrada en numerosos epígrafes, siendo uno de ellos el “trastorno histriónico de la personalidad”, caracterizado por rasgos de: sociabilidad, seducción, teatralidad, dramatización, respuestas emocionales exageradas, superficialidad, etc. Pues bien, estas personas que a menudo nos consultan por conflictos derivados de su estructura y siguen un tratamiento psicoterapéutico reglado, expresan a lo largo de las sesiones dificultades notables en sus relaciones de pareja que les provocan sufrimientos, a veces de cierta magnitud. Por eso, nuestra pretensión en el presente trabajo consiste en analizar cómo son las relaciones de pareja de la histérica, pasando por sus diferentes momentos, desde el inicio y la consolidación a la crisis y el desengaño, instante este último en que el florecen los sintomas y acuden a consultarnos. Para tal menester, utilizaremos el concepto de “colusion” acuñado por Willi, que implica cómo se establecen las conexiones psicológicas íntimas entre dos personas con elementos comunes que pueden ponerse en contacto favoreciendo un funcionamiento conjunto. Creemos que comprender esta dinámica (inconsciente) es fundamental para todo psiquiatra, que es el profesional que, frecuentemente, se va ver envuelto en tales cuestiones tan pronto como se muestran los síntomas psíquicos.

Tags: Artículo