Trastornos disociativos en el DSM-5.

Artículo

  • Autores:

    David Spiegel; Richard J. Loewenstein; Roberto Lewis-Fernández...(et.al)

  • Título original:

    Dissociative disorders in DSM-5.

  • Fuente:

    Depression and Anxiety

  • Referencia:

    volumen28, número 9, página(s) 824-852

  • Fecha:

    9 2011

Antecedentes: Se presentan recomendaciones para la revisión de los criterios para el diagnóstico de los trastornos disociativos (DDs) para el DSM-5. La revisión periódica del DSM ofrece una oportunidad para revisar los supuestos que subyacen los diagnósticos específicos y el apoyo empírico, o falta de ello, para los criterios de definición del diagnóstico.

Métodos: Este documento analiza los datos clínicos, fenomenológicos, epidemiológicos, culturales y neurobiológicos relacionados con los DDs con el fin de generar una puesta al día, un conjunto de diagnósticos del DD basado en la evidencia y los criterios diagnósticos para el DSM-5. En primer lugar, revisamos las definiciones de disociación y las diferencias entre las definiciones de la disociación y la conceptualización de los DDs en el DSM-IV-TR y CIE-10, respectivamente. Asimismo, revisamos los aspectos conceptuales más generales en la definición de la disociación y los trastornos disociativos. Basándonos en este examen, proponemos una definición revisada de disociación para el DSM-5 y se discuten las implicaciones de esta definición para la comprensión de los síntomas disociativos y los trastornos.

Resultados: Se hacen las siguientes recomendaciones para el DSM-5: 1. El Trastorno de Despersonalización (DPD) debe ser también los síntomas de desrealización. 2. La Fuga Disociativa debe convertirse en un subtipo de Amnesia Disociativa (DA). 3. Los criterios diagnósticos para DID deberían cambiarse para enfatizar la naturaleza disruptiva de la disociación y la amnesia para cada día así como los eventos traumáticos. La experiencia de la posesión debe ser incluida en la definición de la alteración de la identidad. 4. En caso de Trastorno de Trance Disociativo debe ser incluido en el Trastorno Disociativo no Especificado (UDD) categoría.

Conclusiones: Existe un creciente cuerpo de evidencia que vincula los trastornos disociativos a una historia de trauma, y a mecanismos neurales específicos.

Para acceder al texto completo consulte las características de suscripción de la fuente original: http://onlinelibrary.wiley.com/journal/10.1002/(ISSN)1520-6394

Abstract

Background: We present recommendations for revision of the diagnostic criteria for the Dissociative Disorders (DDs) for DSM-5. The periodic revision of the DSM provides an opportunity to revisit the assumptions underlying specific diagnoses and the empirical support, or lack of it, for the defining diagnostic criteria.

Methods: This paper reviews clinical, phenomenological, epidemiological, cultural, and neurobiological data related to the DDs in order to generate an up-to-date, evidence-based set of DD diagnoses and diagnostic criteria for DSM-5. First, we review the definitions of dissociation and the differences between the definitions of dissociation and conceptualization of DDs in the DSM-IV-TR and the ICD-10, respectively. Also, we review more general conceptual issues in defining dissociation and dissociative disorders. Based on this review, we propose a revised definition of dissociation for DSM-5 and discuss the implications of this definition for understanding dissociative symptoms and disorders.

Results: We make the following recommendations for DSM-5: 1. Depersonalization Disorder (DPD) should derealization symptoms as well. 2. Dissociative Fugue should become a subtype of Dissociative Amnesia (DA). 3. The diagnostic criteria for DID should be changed to emphasize the disruptive nature of the dissociation and amnesia for everyday as well as traumatic events. The experience of possession should be included in the definition of identity disruption. 4. Should Dissociative Trance Disorder should be included in the Unspecified Dissociative Disorder (UDD) category.

Conclusions: There is a growing body of evidence linking the dissociative disorders to a trauma history, and to specific neural mechanisms.
Abrir enlace fuente
Tags: Artículo
interacciones