Imagen de la portada

Estrategias psicológicas para prevenir y detectar problemas conductuales en el aula con niños que presentan TDA y TDAH.

Hilda Lorena Arana Castro, Santa Magdalena Mercado Ibarra, Claudia García Hernández

Resumen


El trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad es un trastorno de origen neurobiológico que se caracteriza por la presencia de tres síntomas:

_ Déficit de atención, impulsividad, hiperactividad motora y/o vocal.

Se identificará como un trastorno cuando estos síntomas o los comportamientos que se deriven se observen con mucha mayor frecuencia e intensidad que en los niños/adolescentes de igual edad e interfieren en la vida cotidiana en casa, la escuela y su entorno en general.

Es importante reconocer que, hasta cierto punto, todas las conductas son normales en la infancia, en las diversas fases del desarrollo. Por ejemplo, es normal que un niño pequeño le cueste aguardar su turno, que solo pueda mantener la atención durante lapsos breves, y que no pueda permanecer sentado mucho tiempo. Por otra parte, la incidencia del TDAH varía ampliamente, según los estudios considerados y las herramientas utilizadas. Algunos expertos consideran que presentan esta afección entre el 3 y el 10 por ciento de los niños en edad escolar.

Por otro lado, lo que respecta al aula.  Estos niños tienen una especial necesidad de que este  bien estructurada y no sea caótica. Necesitan sentirse seguros dentro de los parámetros de su clase, y conocer exactamente lo que se espera de ellos en cuanto al estudio y la conducta. Es por eso que la prevención de los problemas conductuales en el aula se lleva a cabo mediante técnicas de manejo las cuales son enseñar reglas,  las cuales  deben ser pocas, claras y amplias.

El refuerzo positivo en el aula no puede reemplazarse por nada. Es la mejor estrategia de manejo de la conducta y genera autoestima y respeto. Así mismo,

los incentivos en el aula son grandes motivadores, también en la mayoría de las clases se necesitan pausas de “tiempo aparte” para los alumnos con TDAH, conviene que pasen un tiempo fuera del grupo para calmarlos y ayudarlos a recobrar el autocontrol.

Los padres y maestros deben conocer los síntomas del TDAH y cómo estos impactan la habilidad del niño en su funcionamiento en el hogar, escuela y en situaciones sociales. Schunartz, (1996) señala que los cambios en la estructura social y educativa requiere de los educadores un análisis ponderado y la implantación de prácticas apropiadas, para aumentar y fomentar la participación de los padres en las experiencias educativas de sus hijos. Es necesario, por lo tanto, la planificación, análisis y la búsqueda de alternativas por parte de los maestros y un esfuerzo real por integrar a los padres en todas las actividades escolares de sus hijos ya que estudios han demostrado que los padres  de niños hiperactivos manifiestan patrones de estrés.

Por último, existe la necesidad de un tratamiento multimodal para combatir el TDAH con éxito, en el que se combine la atención psicológica, el apoyo pedagógico y la administración de fármacos. Ha quedado demostrada la eficacia de este tratamiento tanto en niños como en adultos, adaptándolo a la situación concreta de cada edad. De hecho, los fármacos para niños son igualmente eficaces en adolescentes y adultos, si se ajustan las dosis al peso del individuo.

 

 

Créditos de la imagen: tdah7-1, por marimartinez1963, en Flickr.


Palabras clave


Estrategias, prevención, detección, problemas conductuales, niños, TDA Y TDAH.

Texto completo: PDF

PSICOLOGIA. REVISTA INTERNACIONAL ON-LINE - ISSN 1137-8492
InterSalud - Apartado de Correos 227 - E-07181 Palmanova (Mallorca) - Illes Balears (España)
http://www.intersalud.es - info@intersalud.es
Copyright © 1997-2013 Intersalud. Aviso legal

Consejo Editorial