Experto avisa de que la paternidad tardía puede aumentar el riesgo de esquizofrenia o autismo en el bebé

padre-hijo-bebe

Noticia

MADRID, 16 Mar. (EUROPA PRESS) –

El director médico de Clínicas Eva, César Lízán, ha avisado de que la paternidad tardía se ha relacionado con posibilidades de esquizofrenia, autismo y alteraciones genéticas en el bebé, si bien ha reconocido que no existe un consenso médico sobre cómo afecta la edad a la capacidad reproductiva del hombre.

“Sabemos que a partir de los 60 años los testículos se hacen más pequeños y los espermatozoides se mueven menos. Pero no está claro que eso suponga peores posibilidades de concebir”, ha señalado, para recordar que el los pacientes siempre pueden congelar su semen a edades más tempranas para luego emplearlo en un proceso de reproducción asistida si surge la posibilidad de una paternidad tardía.

Precisamente, prosigue, este podría haber sido el método empleado por Julio Iglesias Puga para traer al mundo que a los 90 años, a su hija Ruth, a la que no llegó a conocer. Además, con 81, el actor Anthony Quinn fue padre del último de sus trece hijos y así, en edades decrecientes, o Mick Jagger que papá- bisabuelo a los 73 años.

“Además de ser famosos, de tener vidas muy activas y de encontrarse en buena forma, todos ellos tiene algo en común: sus hijos nacieron sanos. Sin embargo, hay estudios que han relacionado una edad paterna aumentada con mayores posibilidades de esquizofrenia, autismo o alteraciones genéticas en la descendencia”, ha recalcado.

Aunque habría que analizar cada caso concreto, argumenta el experto, muchos de estos casos parecen remitir a la conservación del material genético para una posterior fecundación en el óvulo femenino. Se trata de la criopreservación del semen, a la que también recurren varones que van a someterse a terapias médicas agresivas (radioterapia o quimioterapia) o van a estar expuestos a virus o productos que pudieran perjudicar su fertilidad.

Además, y aunque diferentes estudios, como el publicado en 2007 por de ‘New England Journal of Medicine’ aseguran que incluso hasta los 80 los hombres pueden ser sexualmente activos, el doctor ha asegurado que depende del estado físico de cada uno. Y es que, el riesgo coronario, la tensión arterial alta, la artritis, la incontinencia urinaria y la diabetes son factores que impiden el desarrollo sexual pleno.

LA INFERTILIDAD MASCULINA

Respecto a la infertilidad, las alteraciones del semen son el diagnóstico fundamental en alrededor de un 25-30 por ciento de los casos, pero hay otro 15-20 por ciento donde también pueden jugar algún papel. La mujer, por su parte, tiene condiciones que dificultan la gestación en aproximadamente un 20 por ciento de los casos.

Es a los 35 donde los especialistas marcan el límite de la edad fértil femenina y, por tanto, se recomienda a cualquier mujer que quiera ser madre en el futuro, recurrir a técnicas como la vitrificación de óvulos, que garantiza la congelación de los mismos en perfectas condiciones saludables para su posterior implantación cuando se desee tener un hijo.

De hecho, se suele acudir a las clínicas de reproducción asistida cuando, tras un año intentándolo, no llega ese embarazo deseado. En este sentido, el experto ha informado de que en los hombres, y a diferencia de las mujeres donde no se presentan síntomas, el aspecto de los órganos genitales debe ser motivo de consulta.

“El tamaño y la forma del pene pueden influir, sobre todo si presentan una curvatura fuera de lo normal. Lo más evidente, añade el experto en reproducción asistida es cuando existen unos genitales con un claro menor tamaño del habitual, especialmente los testículos”, ha enfatizado.

Otro motivo para acudir al experto es tener una profesión que suponga la exposición reiterada a los contaminantes de plástico, plomo y mercurio y aquellas que sometan a los trabajadores a vibraciones excesivas, a temperaturas extremas y a radiaciones.

“En los pesticidas, plásticos, productos químicos industriales y combustibles se encuentran los conocidos como disruptores endocrinos, que son sustancias industriales que pueden realizar acciones similares a hormonas como estrógenos, andrógenos, hormonas tiroideas o esteroideas. Por tanto, estas sustancias pueden afectar a la función reproductiva. El famoso bisfenol A, presente en muchos plásticos, ha mostrado que puede alterar diversos procesos reproductivos”, ha apostillado Lizán.

Finalmente, el doctor ha comentado que las causas conocidas de la infertilidad masculina son la azoospermia, la ausencia de espermatozoides, a la que se puede atribuir el 15 por ciento de este problema en los varones. Del mismo modo, entre el 25 por ciento y el 30 por ciento acuden a consulta a causa de la oligozoospermia, una concentración espermática menor de 15 millones de espermatozoides por mililitro de semen.

Además, hasta un 15 por ciento de los varones tienen varicoceles (dilatación de las venas que drenan la sangre de los testículos) y el porcentaje sube hasta el 40 por ciento en los varones que consultan por esterilidad. También es conocido que los hombres jóvenes concebidos por medio de ICSI (inyección intracitoplasmática de espermatozoides) a causa de la infertilidad de sus padres han mostrado menor cantidad y calidad de espermatozoides que los hombres que fueron concebidos de forma espontánea.

interacciones