El doctor Enrique Rojas afirma que la tensión y el estrés son una rampa hacia la depresión.

Noticia

La felicidad es la otra cara de la depresión. El psiquiatra Enrique Rojas opina que este sentimiento positivo tiene que ver con la administración inteligente del deseo, pero, a la luz de los datos, cada vez más gente olvida ser feliz o no sabe cómo conseguirlo. “La administración inteligente del deseo significa que al final lo que uno quiere, lo consigue. Pero muchas veces las cosas que uno ha querido no tenían solidez ni firmeza. Eran endebles, producían fugacidad, algo transitorio que no aporta nada al crecimiento de una persona”.

Enrique Rojas afirma que “hay dos depresiones; dos modalidades depresivas contrapuestas: las endógenas –que son biológicas, bioquímicas y de carácter hereditario y, en general, inmotivadas- y las exógenas -relativas a acontecimientos de la vida-. Las segundas tienen dos notas: las mujeres son sensibles a las frustraciones sentimentales y familiares y el hombre es especialmente sensible a las frustraciones profesionales y económicas. Entre las dos hay un espectro intermedio de formas depresivas: las mixtas -en parte de dentro y en parte de fuera-“.

El doctor Rojas afirma que la tensión y el estrés son una rampa hacia la depresión, pero ¿cómo lo pueden esquivar las personas que viven inevitablemente estresadas? “Hay una manera de evitar lo que se llama el estrés de trabajo que es intentar no sobrecargase más de lo que uno buenamente puede llevar consigo. Los americanos utilizan una expresión que es aprender a decir que no a demandas excesivas de trabajo. Por otra parte, las personas que no tienen trabajo, que están en paro, es una de las situaciones más graves de la condición humana en negativo junto con el desamor”.

Para evitar caer en la depresión hay que seguir dos pasos: “Tener buena salud y mala memoria, e intentar, a pesar de los pesares, tener la vida llena. Cuando no hay trabajo hay que llenar la vida de cosas que signifiquen un progreso personal. Por ejemplo la cultura, que es libertad y la amistad que es el plato fuerte de la vida. Cuando la depresión ya se ha colado en nuestras vidas: “si es endógena hay que ir al psiquiatra para que nos ponga medicación. Hoy se curan el 90%. Si es exógena, hay que restablecer el equilibrio perdido, si es que se puede, y si no, aceptación de la realidad. La felicidad consiste en estar contento con uno mismo al comprobar que hay una buena relación entre lo que yo he deseado y lo que he conseguido. Hoy las depresiones endógenas se curan en un 90%.

Abrir enlace fuente
Tags: Noticia