La adaptación o afrontamiento ante la pérdida de salud.

Artículo

El diagnóstico de una enfermedad crónica es evidentemente un acontecimiento estresante ya que puede afectar a la mayoría de los aspectos de la vida de los pacientes e implicar una interrupción y alteración repentina en las actividades habituales.

El carácter estresante de la enfermedad depende de diversos factores, entre los que destacan la gravedad, el tratamiento, la duración, la forma de aparición, la discapacidad y el dolor producido por la enfermedad.
El estrés asociado a la enfermedad se manifiesta con frecuencia en estados emocionales negativos, entre los cuales, la ansiedad y la depresión son los más habituales.

En general se puede afirmar que la mayoría de las personas responden a la enfermedad de forma adaptativa. Esto no quiere decir que el individuo no esté ansioso, preocupado o incluso deprimido, sin embargo, estas reacciones no interfieren con su ajuste global a la enfermedad, sin embargo, existe un porcentaje de pacientes que presentan dificultades en el afrontamiento y peor adaptación al proceso de la enfermedad y pueden llegar a desarrollar trastornos psicopatológicos.

Por lo tanto, es de suponer, que en el proceso de adaptación existen una serie de factores, además de las características propias de la enfermedad, que determinarán el afrontamiento, la adaptación y las respuestas psicológicas y conductuales al trastorno.

Entre los factores que han sido frecuentemente relacionados con el proceso de adaptación se encuentran las estrategias de afrontamiento, características de personalidad, características sociodemográficas y el apoyo social.

Para acceder al texto completo es necesario suscribirse en la revista: http://www.grupoaulamedica.com/web/archivos_rojo/revistas1.cfm?idPublicacion=28

Tags: Artículo